Snif

Cuerpo, te pido disculpas y sincero perdón por haberme comido un dogo de la once esta noche. En verdad no tenía razón para hacerlo, sin embargo tropecé con una de las trampas que la gula anda colocando por la ciudad. En serio, Cuerpo, confiemos en que la voluntad de mi antojo sea controlable y nos permita seguir disfrutando de días y noches sin agruras y malestar estomacal.

2 Comments:

  1. Payoman said...
    ...Cuerpo yo también te pido disculpas...

    ...No dejes de funcionar jamas, bueno sólo un segundo antes de mi muerte...
    Buba said...
    yo le pido perdón a mi celulars...chales!

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Inicio