Me

Ayer -mientras llovía-
reconcilié la relación conmigo;
me dije tres veces teamo
y fui correspondida.
Abracé mis hombros tontos
para expresar ánimo reconfortante.
No estaba sola, me había encontrado.
Le sonreí gratis a mi gesto de compasión
y acepté cuánto me gusto;
la sinceridad de esta mirada perdida,
la suavidad de los huesos en mis manos.
Sin remedio, me seduje los extremos toda la noche.

2 Comments:

  1. cuiZZ said...
    :)
    N e p T u n i a said...
    ooh si!! delicioso! que mejor que seducirse uno mismo*

    YAYÉ* estaremos en contacto!
    visiteme! =)


    [ N e p T u n i a ]

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Inicio